Search Results

48 results found

Services (2)

View All

Events (5)

View All

Blog Posts (19)

  • ¿Cuánta agua debemos beber al día, incluidos los niños?

    Hasta no hace mucho tiempo, pensaba que no bebía suficiente agua al día. En casa, recuerdo muy bien la botella de agua de dos litros que mi madre tenía en la encimera de la cocina, y que rellenaba todos los días con la intención de bebérsela, aunque no tuviera sed. Durante muchos años, llevó al pie de la letra esa regla que "se puso de moda" de beber ocho vasos de agua al día. Seguramente escuchó el consejo en alguno de esos programas matutinos de "salud y bienestar", esos en los que salen presentadores o invitados en bata blanca. Mi madre no es una excepción. Mucha gente cree que necesitamos beber al menos ocho vasos de agua al día. Quizás eres uno de esos (¡yo también lo era!) o tienes amigos y familiares que así lo creen. Como maestra, con frecuencia me llegan comentarios de padres preocupados porque creen que sus hijos no están bebiendo suficiente agua. Hace unos años comencé a seguir el trabajo de un reconocido nutricionista español, Julio Basulto, y me encontré con un artículo titulado, Beber en función de la sed, también en verano: "Es posible que el título que he puesto a este texto suene a “blasfemia nutricional”, dado que existen a nuestro alrededor muchísimos mensajes invitándonos a beber aunque no tengamos sed, pero puedo asegurar que el título se ajusta a la realidad. Como se acerca el calor del verano, y dichos mensajes es muy probable que se multipliquen, creo que es importante insistir en que, salvo en unas pocas excepciones, el mecanismo de la sed funciona lo suficientemente bien como para que no tengamos que preocuparnos por vivir pegados a una botella de agua". https://juliobasulto.com/beber-en-funcion-de-la-sed-tambien-en-verano/ Entonces, ¿cuánta agua necesitamos, incluidos los niños? Parece que no existe una recomendación formal en cuanto a la cantidad, ya que varía en función de la persona, las características de la dieta y el tipo de actividad que se realiza. La respuesta según diferentes expertos es que depende. Aquí va un resumen de lo que he encontrado durante mi búsqueda: "Las necesidades de líquidos varían bastante de una persona a otra, y la vieja recomendación de beber de entre ocho a 10 vasos de agua al día se ha popularizado entre la mayoría de las personas, aunque no se basa en ninguna ciencia". https://www.webmd.com/diet/news/20160426/americans-getting-adequate-water-daily-cdc-finds#2 “La mayoría de las personas pueden obtener el agua que necesitan de su dieta habitual y bebiendo cuando tienen sed. Especialmente en climas cálidos, se nos insta a beber suficientes líquidos y tener cuidado con la deshidratación. Quizá sea por eso por lo que se ve gente cargando con botellas de agua por todas partes, impulsada por el mito de que es necesario beber ocho vasos de agua al día para estar sano. […] no necesitamos beber tanto agua todos los días para prevenir la deshidratación”. https://www.health.harvard.edu/staying-healthy/water-and-health-follow-your-thirst Abel Mariné, catedrático emérito de Nutrición y Bromatología de la Universidad de Barcelona, ​​señala que aunque se recomienda beber dos litros de agua al día, esto no significa que debas vivir pegado a un vaso, ya que la comida también aporta agua: el contenido de agua varía entre 85 y 95% en verduras frescas (como tomates), 80-86% de frutas, 80% de magro de pescado o 75% de huevos. También hay agua en el café, la leche, la horchata y el gazpacho, por ejemplo. O un arroz cocido puede contener entre un 70-80% de agua (la pasta tiene un 60-70%), por lo que si una persona tiene una dieta saludable (es decir, rica en verduras y frutas y pobre en productos procesados), más de un litro de el agua la proporcionan los alimentos que consume. http://www.magazinedigital.com/buena-vida/en-forma/bebida-diez "¡Bebe al menos ocho vasos de agua al día!" No necesariamente, dice el médico, Heinz Valtin, especialista en riñones y autor de dos libros de texto ampliamente utilizados sobre el equilibrio de los riñones y el agua. El consejo universal que ha hecho de beber agua un pasatiempo nacional es más un mito urbano que un dogma médico y parece carecer de pruebas científicas, afirmó. Valtin trató de encontrar el origen de este dictamen y examinar la evidencia científica, si la hubiera, que pudiera respaldarla. Observó que esta exhortación se hace desde todas partes: escritores de salud, nutricionistas, incluso médicos. Valtin duda de su validez. De hecho, le resulta "difícil de creer que la evolución nos haya dejado un déficit hídrico crónico que debe compensarse forzando una ingesta elevada de líquidos". https://www.sciencedaily.com/releases/2002/08/020809071640.htm ¿Es la orina amarilla sinónimo de deshidratación? Para mi sorpresa, me topé con esto: “Es importante abordar el sesgo potencial de las primeras muestras de orina de la mañana. Incluso en niños bien hidratados, el efecto de la hormona antidiurética durante la noche produce orina muy concentrada en la primera muestra de la mañana”. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4605154/ ¿Deberíamos entonces confiar en el mecanismo de la sed de nuestro cuerpo? Este es el mecanismo del cuerpo para aumentar el consumo de agua en respuesta a los déficits detectados en los fluidos corporales o, dicho de otra manera, es el mensaje que nuestro cuerpo nos envía de que es hora de ir a por un vaso de agua. “La sed se ha considerado durante mucho tiempo como una respuesta de retroalimentación homeostática negativa a los aumentos en la concentración de solutos en sangre o disminuciones en el volumen de sangre. Sin embargo, la evidencia emergente sugiere un papel claro para la sed como una respuesta anticipatoria adaptativa que precede a los desafíos fisiológicos ”. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29129925/ “La sed es un estímulo adecuado para prevenir la deshidratación intra y extracelular”. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5812394/ ¿Tiene riesgos beber más allá de tu sed? Escuchemos a los expertos: “Aunque la recomendación de beber más agua parece lo suficientemente inofensiva, la amenaza de beber más allá de la sed conlleva el riesgo de consecuencias médicas graves (hiponatremia dilucional), especialmente durante el ejercicio, y ha resultado en la muerte de dos atletas de secundaria en el último año. Por lo tanto, instamos a los profesionales de la salud pública a examinar críticamente (...) antes de promulgar políticas que alienten a los niños a beber más allá de su sed. Los peligros potenciales pueden superar cualquier beneficio cognitivo o para la salud percibido, y la ingesta de aproximadamente 33% de bebidas endulzadas con azúcar quizás sea el detrimento más grave para la salud". https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/ PMC4566544/ ¿Podría una ingesta insuficiente de agua causar estreñimiento? Tampoco parece haber evidencia convincente de que el estreñimiento se deba a la falta de hidratación. Los estudios señalan una relación clara entre la ingesta baja de fibra dietética y el estreñimiento. “Se ha recomendado aumentar la ingesta de fibra dietética para tratar el estreñimiento en niños y adultos”. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3544045/ Conclusión Parece que nos hemos acostumbrado a escuchar e incluso a utilizar alegremente términos como "deshidratación", "desintoxicación", "inflamación". Pero, ¿nos hemos parado a pensar realmente qué significan estas palabras? Coincido con nutricionistas, como Julio Basulto, entre otros, que nos invitan a desconfiar de esos supuestos consejos dietéticos, generalmente disfrazados con una terminología “científica”, basados ​​más en creencias que en evidencias contrastadas, y frecuentemente utilizados por la industria alimentaria con el objetivo de intentar colarte un producto. Como explica Marion Nestle, profesora estadounidense de nutrición, estudios alimentarios y salud pública: “No estoy en contra de animar a los niños a beber agua. Pero: • “La deficiencia de agua no es un problema de salud pública en Estados Unidos. La obesidad infantil es el problema. • Beber agua solo ayudará a contrarrestar la obesidad infantil si sustituye a los refrescos azucarados. • Empresas de agua embotellada como Dasani (propiedad de Coca-Cola) y Aquafina (PepsiCo), y su grupo comercial The American Beverage Association (ABA), son los principales partidarios de estas iniciativas [refiriéndose a la campaña que inició Michelle Obama, “Drink Up: You Are What You Drink ”] • Esto hace que el mensaje suene a “bebe agua embotellada”, sin prestar mucha atención a las implicaciones ambientales”. https://www.foodpolitics.com/2013/09/drink-up/ Consejos finales Siguiendo los principios de la Disciplina Positiva, y después de todo lo dicho anteriormente, como maestra mi recomendación a padres y educadores sería, más que enfocarse en cuánto agua deberíamos beber, enfocarse en: El papel de los padres: proporcionar agua y comidas saludables. • Determinar qué bebidas le ofrecerá a su hijo • Elegir agua en lugar de refrescos u otras bebidas azucaradas • Modelar buenos hábitos de comida y bebida • Modelar hábitos sostenibles con el medio ambiente evitando el agua embotellada tanto como sea posible El papel de los niños: tomar sus propias decisiones • Elegir la cantidad de agua que beberán. • Beber si tienen sed

  • How much water should we drink per day, including children?

    Not long ago, I thought I was not drinking enough water per day. At home, I remember very well my mother’s two-liter water bottle on the kitchen counter, which she refilled every day with the intention of drinking it, even if she was not thirsty at all. She adhered to the rule that was "fashionable" in her time, that one must drink eight glasses of water a day. Surely she heard about its benefits on one of those morning "health and wellness” TV shows she used to watch. My mother is not an exception. Many people believe you need to drink at least eight glasses of water per day to be healthy. Perhaps you are one of those (I was too!) or have friends and family who believe it. As a teacher, I frequently receive comments from concerned parents who believe their children are not drinking enough water. A few years ago, I started to follow the work of a renowned Spanish nutritionist, Julio Basulto, and came across this article: “Beber en función de la sed, incluso en verano” [Drinking based on thirst, even in summer]: [It is possible that the title that I have given this text sounds like "nutritional blasphemy", since there are many messages around us inviting us to drink even if we are not thirsty, but I can assure you that the title is true. As the summer heat is approaching, and such messages are very likely to multiply, I think it is important to insist that, with a few exceptions, the thirst mechanism works well enough that we do not have to worry about living glued to a bottle of water] https://juliobasulto.com/beber-en-funcion-de-la-sed-tambien-en-verano/ So, how much water do we need, including children? It seems there is no formal recommendation regarding the amount, as it varies depending on the person, the characteristics of the diet and the type of activity carried out. The answer according to different experts is, "it depends". Here is a summary of what I have found during my research about this and other questions: "Fluid needs vary quite a bit from person to person, and the old standby recommendation of eight to 10 cups a day has caught on with most people, though it's not based on any science". https://www.webmd.com/diet/news/20160426/americans-getting-adequate-water-daily-cdc-finds#2 “Most people can get the water they need from their usual diet and by drinking when they are thirsty.Especially in hot weather, we are urged to drink adequate fluids and be on guard for dehydration. That may be why you see people toting bottled water everywhere, propelled by the myth that you need to drink eight glasses of water a day to be healthy. […] you may not need to drink that much water every day to prevent dehydration”. https://www.health.harvard.edu/staying-healthy/water-and-health-follow-your-thirst Abel Mariné, Emeritus Professor of Nutrition and Bromatology at the University of Barcelona, points out that although it is recommended to drink two liters of water a day, this does not mean that you must live attached to a glass, since food also provides water: the content of Water varies between 85 and 95% in fresh vegetables (such as tomatoes), 80-86% of fruits, 80% of lean fish or 75% of eggs. There is also water in coffee, milk, horchata and gazpacho, for example. Or a cooked rice can contain between 70-80% water (pasta has 60-70%), so if a person has a healthy diet (that is, rich in vegetables and fruits and poor in processed products), more than a liter of water is provided by the food you eat. http://www.magazinedigital.com/buena-vida/en-forma/bebida-diez "Drink at least eight glasses of water a day!" Not necessarily, says a DMS physician Heinz Valtin, MD. The universal advice that has made guzzling water a national pastime is more urban myth than medical dogma and appears to lack scientific proof, he found. Valtin, a kidney specialist and author of two widely used textbooks on the kidney and water balance, sought to find the origin of this dictum and to examine the scientific evidence, if any, that might support it. He observed that we see the exhortation everywhere: from health writers, nutritionists, even physicians. Valtin doubts its validity. Indeed, he finds it, "difficult to believe that evolution left us with a chronic water deficit that needs to be compensated by forcing a high fluid intake." https://www.sciencedaily.com/releases/2002/08/020809071640.htm Is yellow urine synonym of dehydration? To my surprise, “It is important to address the potential bias of first morning urine samples. Even in well-hydrated children, the effect of antidiuretic hormone at night produces highly concentrated urine in the first morning specimen". https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4605154/ Should we then trust our body’s thirst mechanism? Thirst is the body's mechanism to increase water consumption in response to detected deficits in body fluid or, differently said, is the message our body send us that we need to reach for a glass of water. “Thirst has long been thought of as a negative homeostatic feedback response to increases in blood solute concentration or decreases in blood volume. However, emerging evidence suggests a clear role for thirst as a feedforward adaptive anticipatory response that precedes physiological challenges”. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29129925/ “Thirst is an adequate stimulus to prevent intracellular and extracellular dehydration”. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5812394/ Potential risks? Let's listen to experts: “The proposed health benefits of drinking fluids beyond regulatory need is unsubstantiated by scientific evidence, including a panel of experts assembled by the Institute of Medicine. And although the recommendation to drink more water seems harmless enough, the threat of drinking beyond thirst carries the risk of serious medical consequences from low blood [Na+] (dilutional hyponatremia), especially during exercise, and has resulted in the deaths of two high school athletes in the past year. Thus, we urge public health professionals to critically examine the physiological evidence underlying the use of a Uosm threshold of 800 milliosmoles per kilogram of water for “dehydration” before enacting policies encouraging children to drink beyond their thirst. The potential dangers may outweigh any perceived cognitive or health benefit, with the approximately 33% intake of sugar-sweetened beverages perhaps the more serious detriment to health”: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4566544/ Could insufficient water intake cause constipation? There also does not appear to be convincing evidence that constipation is from lack of hydration. Studies point out to clear relationship between low dietary fiber intake and constipation. “Increase of dietary fiber intake has been recommended to treat constipation in children and adults”. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3544045/ Conclusion It seems we have become used to hearing and even happily using terms like "dehydration", "detox", "inflammation". But have we stopped to really think what these words mean? I agree with nutritionists, such as Julio Basulto, among others, who invite us to mistrust those so-called nutrition advice, usually disguised with a “sciencey” terminology, based more on beliefs than on tested evidence, and often used by the food industry with the aim of trying to sneak in a product to sell. As Marion Nestle, American professor of nutrition, food studies and public health, explains: “I am not against encouraging kids to drink water. But: “Water deficiency is not a public health problem in the United States. Childhood obesity is the problem. Drinking water will only help to counter childhood obesity if it substitutes for sugary sodas. Bottled water companies such as Dasani (owned by Coca-Cola) and Aquafina (PepsiCo), and their trade group The American Beverage Association (ABA), are the main supporters of this initiative [referring to Michele Obama’s “Drink Up: You Are What You Drink” campaign] This makes the message sounds like “drink bottled water,” without much attention to environmental implications”. https://www.foodpolitics.com/2013/09/drink-up/ FINAL TIPS Following the principles of the Positive Discipline, and what it has been said above, as a teacher my recommendation to parents and educators would be, rather than focusing on how much water we should drink, let's focus on: The parent’s role: Provide water and healthy meals · Determine beverages to offer to your child · Choose water instead of sodas or other sugary drinks · Model good eating and drinking habits · Model environmentally friendly habits: avoid bottled water as much as possible The children’s role: to make their own choices · To choose how much water they will drink · To decide if they are thirsty at all

  • Autonomía y Juego

    Aquí os dejo la última entrevista que me hicieron desde la plataforma Proyecto Crece, del Diario Montañés, en Cantabria, España. Entrevista: Natalia Aja, maestra método Montessori Maestra del método Montessori por el instituto Superior María Montessori de París y educadora del programa de Disciplina Positiva para padres y en el aula. Patricia Delgado Existe un debate bastante extendido sobre que la juventud de las últimas generaciones ha crecido al amparo de padres sobreprotectores que, con el fin de hacer las cosas más fáciles, han terminado creando adultos que no saben enfrentarse a retos, frustraciones… ¿cómo encontrar el equilibrio entre fomentar la autonomía y ofrecer apoyo? Voy a recurrir a dos lemas del método de enseñanza que nos dejó María Montessori (1870-1952), mi fuente de inspiración preferida en esta materia, para encontrar alguna clave: “Nunca ayudes a un niño mientras está realizando una tarea en la que siente que puede tener éxito”; “cualquier ayuda innecesaria es un obstáculo para el desarrollo”. Si hablamos de edades tempranas, pongamos, los seis primeros años, el mensaje del niño es claro: “Ayúdame a hacerlo por mí mismo”. Hablamos de tareas como vestirse, lavarse, ponerse los zapatos, ayudar con tareas domésticas y, como dice el lema, cualquier tarea en la que el niño sienta que es capaz de hacerlo, de forma imperfecta pero capaz, al fin y al cabo. La Disciplina Positiva, otro método muy complementario del método Montessori, sigue principios también basados en la importancia del fomento de la autonomía. A veces, padres y educadores olvidamos que cualidades para la vida esenciales como la autoestima y confianza en sí mismo se adquieren a través de la experiencia y la superación de obstáculos. El adulto no podrá fomentar la autoestima en el niño por mucho que le diga con palabras cuán capaz es. Uno se siente capaz haciendo con sus manos, pensando por sí mismo, experimentando, cometiendo errores, afrontando obstáculos. Puedo entender el deseo de muchos padres de que sus hijos no sufran o sean “felices”, pero el exceso de ayuda o la ayuda innecesaria a los niños crea debilidad y muestra falta de respeto, ya que el adulto priva al niño de experiencias vitales para su desarrollo. La autonomía, como la autoestima, no se adquiere con palabras, sino a través de la experiencia, la repetición y los errores. Hoy en día la sociedad avanza muy rápido, no dejamos tiempo para los aprendizajes y los errores, y en relación con la pregunta anterior, ¿esta situación de sobreprotección ha podido generarse como consecuencia de no “poder” esperar a que un niño aprenda a hacer algo y hacerlo en su lugar? Quizás la sobreprotección provenga del mucho desconocimiento sobre el desarrollo del niño y sobre cuáles son las necesidades que tiene en las diferentes etapas por las que atraviesa. Para conducir un automóvil, está asumido que uno tiene primero que estudiarse una teoría y pasar un examen. No sé si un examen sería necesario, pero a veces me pregunto por qué no se prepara a los futuros padres en esta tarea tan importante. Pero, además, este desconocimiento, que quizás siempre haya existido, se da en un contexto diferente al de otras épocas, y me refiero, claro, a las sociedades occidentales, ya que la sobreprotección la sufren, principalmente, los niños del llamado primer mundo. Si hablamos de España, por ejemplo, los niños éramos antiguamente una figura prácticamente invisible o servíamos de mano de obra a la unidad familiar. La gran mayoría de nuestras madres trabajaban en casa, vivíamos muchos en pueblos y pasábamos mucho tiempo al aire libre (como cuenta el Gran Wyoming en su último libro, ¡De rodillas, Monzón!, procurando no molestar a los mayores). El ritmo de vida actual es completamente diferente. Por un lado, los pueblos se han vaciado y la gran mayoría de los niños vive ahora en ciudades, que ofrecen menos espacios para jugar y están plagadas de todo tipo de presiones, entre ellas el tráfico, como advertía Ken Robinson en una de las entrevistas que concedió con motivo de la campaña, Ensuciarse es bueno. En esa entrevista, le preguntaban también si creía que los niños deberían empezar a jugar sin supervisión, a lo que contestó: “Bueno, como digo, no necesariamente sin supervisión. Sí, sin estructura, eso es importante a veces. Todos nos preocupamos por la seguridad de nuestros hijos, pero también queremos que puedan correr riesgos: caerse, levantarse, rozarse las rodillas, limpiarse el polvillo y seguir adelante. Estas son formas en las que los niños aprenden a ser mucho más resistentes e independientes. Hay un punto en el que sobreproteger a tus hijos se vuelve contraproducente. Es parte de las lecciones de la vida que necesitas descubrir para aprender dónde están los límites y los riesgos que puedes correr y, en la naturaleza, los niños necesitan ensuciarse (…) Se trata de lograr el equilibrio adecuado entre seguridad y exceso de protección. ¿Cómo pueden los padres reaprender a esperar a que sus hijos puedan disfrutar de su tiempo de aprendizaje, sabiendo que romperán cosas, se caerán…? en resumen, ¿saben los padres tolerar la imperfección? Para evitar caer en este tipo de errores, ¿qué pautas o actividades pueden realizar los padres? Como dicen en yoga, hay que aprender a “soltar”, y a bajar expectativas o, más bien, a saber qué le podemos pedir al niño de acuerdo con su etapa de desarrollo, así como a convivir con la imperfección y no caer en etiquetas rápidamente (mi hijo es torpe, vago, retador…). La observación es esencial para conocer mejor a los niños y evaluar sus necesidades o intereses. Hay que dar tiempo para practicar destrezas, como decía más arriba, permitir que los niños hagan con sus manos, manipulen objetos reales (que se puedan romper), participen activamente en las tareas del hogar, asumiendo responsabilidades (hacer su cama, preparar su mochila, poner la mesa, fregar, limpiar…) y contribuyendo junto con los demás miembros de su familia. Es necesario, al fin, convivir con el error. Como dice Jane Nelsen, fundadora de la Disciplina Positiva, “los errores son oportunidades para aprender”. Es cierto también que los horarios de trabajo interminables de muchos padres, la falta de conciliación familiar o el exceso de actividades extraescolares no dejan mucho tiempo ni espacio para que los niños practiquen habilidades que favorezcan su autonomía (como vestirse, ponerse los zapatos, o ayudar en casa). El día a día de muchos padres consiste en una carrera de obstáculos, con prisas, cansancio, frustración. Al final, es “más fácil, más rápido, más conveniente hacerlo” por los niños. Desgraciadamente, las consecuencias a largo plazo se olvidan con frecuencia. Los niños se pierden valiosas oportunidades que les ayudarán a aprender habilidades para la vida y convertirse en futuros adultos satisfechos. ¿Qué importancia o beneficios tiene para los niños la autonomía? Absolutamente toda la importancia. Creo que todo el mundo desea ser autónomo en la vida y ese deseo se despierta a una edad muy temprana como decía anteriormente. Un niño autónomo es un niño feliz, seguro de sí mismo, con iniciativa y curiosidad. Creo que los niños y las personas mayores comparten algo en común relacionado con la autonomía y que los hace sumamente vulnerables. Los primeros están en camino hacia la independencia, los segundos están en riesgo de perderla. Ambos se aferran a ella. Creo que es una cuestión de dignidad y de respeto. Padres, educadores, familiares, todos deberíamos fomentar el desarrollo de la autonomía del ser humano o su mantenimiento, siempre que sea posible. ¿Puede ser el juego la vía idónea para desarrollar esta autonomía, en vez de procesos de enseñanza más teóricos? Me voy a referir a sir Ken Robinson de nuevo: “aprendemos mucho más del mundo que nos rodea de lo que necesariamente hacemos sentados en los escritorios”. La infancia es, por excelencia, la edad del descubrimiento y aunque los juegos se pueden disfrutar toda la vida, –solos, en familia o en grupo– entre los 3 años y la adolescencia, desempeñan un papel primordial en la adquisición de nuestra identidad individual y social. La autonomía se desarrolla a través de la experiencia, de la libertad de movimiento, dejando que los niños practiquen con sus manos y se equivoquen, rectifiquen y puedan pensar por sí mismos. Decía María Montessori que “el niño que tiene libertad y oportunidad de manipular y usar su mano en una forma lógica, con consecuencias y usando elementos reales, desarrolla una fuerte personalidad.” Sobre todo en la escolarización durante etapa infantil se habla mucho de que los niños solo juegan en clase, ¿es esta una observación corta de miras?, ¿qué papel desempeña el juego en esta etapa del aprendizaje? Es sabido que los niños aprenden mejor en un contexto lúdico y creo que todos aprendemos mejor lo que nos gusta. A los niños les gusta jugar. Como se explica en la guía para educadores del ministerio de educación peruano: “jugar es una actividad primordial en la vida de un niño. Durante los primeros seis años de vida, se crean en el cerebro del niño millones de conexiones entre sus neuronas que le permiten aprender y desarrollarse. Es la etapa en la que más conexiones se dan. Una de las formas que tiene el niño para que se produzcan estas conexiones es el juego. Mientras más juega un niño, más conexiones neuronales se crean y, por ende, se desarrolla mejor y aprende más. Si un niño no juega se debilita; sus capacidades se atrofian y su personalidad se marchita. Jugar es una necesidad para el desarrollo cerebral del niño, que lo ayuda a aprender y a crecer mejor”. En contraposición, cuando estos niños llegan a primaria, muchos padres acusan una transición muy poco fluida entre el sistema de aprendizaje de ambos ciclos, ¿necesita el modelo actualizarse? ¿es beneficioso o perjudicial el paso a unas clases más ‘estrictas’ con 6 años? Siguiendo el diagnóstico de Ken Robinson, así lo resumen los autores Emilio Luque Pulgar y Manuel Torres Núñez en un artículo publicado en 2020: “El sistema educativo está anclado en los fundamentos pedagógicos de hace más de un siglo, con programas cerrados de aplicación general, escasa atención a las excepciones personales del tipo que estas sean, división del tiempo en unidades estancas dedicadas a una única materia, clasificación inapelable de los estudiantes en cohortes de edad, transmisión unidireccional de los contenidos estipulados en los programas por parte de los docentes, ausencia casi absoluta de la aplicación práctica del conocimiento y las habilidades adquiridas en situaciones de la vida real; trabajo de carácter repetitivo, de entrenamiento en el hogar, con la paradoja que conlleva: precisamente cuando los estudiantes se dan cuenta de dónde están sus problemas de comprensión es cuando no tienen apoyo docente; peso menguante o inexistente de las humanidades y de la expresión artística, musical y dramática –tan queridas por Robinson–.” Si estamos de acuerdo con este diagnóstico, la respuesta es sí, el modelo educativo necesita actualizarse. ¿De qué manera afronta el método Montessori el juego como sistema de aprendizaje y como lo va adaptando conforme los niños van creciendo? El aula infantil Montessori es algo diferente al aula tradicional, pero también se aprende jugando. En la guía que menciono anteriormente se recoge un apartado que resume bastante bien el sistema de aprendizaje Montessori: “el enfoque del método Montessori concibe al niño como un ser que necesita desarrollar la libertad, el orden y la estructura; y debe aprender a trabajar independientemente o en grupo. Debido a que desde una corta edad se motiva a los niños a tomar decisiones, éstos pueden resolver problemas, escoger alternativas apropiadas y manejar bien su tiempo. Ellos son incentivados a intercambiar ideas y a discutir sus trabajos libremente con otros. Sus buenas destrezas comunicativas suavizan el camino en ambientes nuevos. En este método el educador interviene en el proceso educativo como un “guía”, es decir, como un facilitador del aprendizaje. Son los propios alumnos los que a través de la libre exploración del ambiente y el juego construyen su conocimiento, observando y manipulando objetos. El maestro planifica la clase respetando los intereses, las necesidades y el ritmo de aprendizaje de los alumnos dentro de un aula que permite la libertad, la comunicación y estimula el trabajo en grupo. Dada la gran importancia que tuvo el juego, María Montessori ideó un material didáctico compuesto por formas geométricas, palos, lápices, pinturas, juegos de tipo simbólico, entre otros, y propuso un mobiliario adecuado al tamaño de los niños. También resaltó la importancia de la participación de los padres en el proceso educativo de los hijos. Este método también incluye, en su proyecto, el cuidado del cuerpo y del ambiente. https://proyectocrece.eldiariomontanes.es/un-nino-autonomo-es-un-nino-feliz-seguro-de-si-mismo-con-iniciativa-y-curiosidad/?fbclid=IwAR0QEOJpjvaNOUpG5e68gXpSNsTR5YT67NSZJ6KZdSGQadcqybbe0qs1Gg

View All

Pages (22)

  • Parenting Education | The Dandelions

    Home About Positive Discipline Montessori Blog Book Online Enrollment Search Results More Call Us Parenting Education 6-Week Series (15 hours) Join parents like you for 6 weeks of parenting classes. Learn to discipline with firmness and kindness, have fun as a parent, and set the foundation for important social and life skills. Help your child feel a sense of belonging and significance through mutual respect and encouragement. Based on Jane Nelsen’s Positive Discipline books, these classes are a fun way to connect with other parents in the community and practice the skills over a few weeks so that you can go more in-depth with the material. ​ $175 per participant $270 per couple* * A couple can be any two people attending the class for the children in one household. Anyone interested in hosting a class can get one free enrollment when they get a minimum of 9 other people to register. Options may include: From Infant to Toddler Set effective boundaries, forge strong foundations for healthy communication. Lay the groundwork for happy and respectful relationships with your young children. Raise a capable, confident child. Preschoolers Teach appropriate skills at an early age. Avoid the power struggles that often come with mastering sleeping, eating, and potty training. See misbehavior as an opportunity to teach non-punitive discipline -not punishment. Integrate technology in a way that promotes learning and development. Special Needs Every child deserv es to lead a happy and fulfilling life. ​ Learning to look beyond diagnostic labels. Believing in each child's potential regardless of his or her stage of development. Helping children integrate socially and interact with their peers. Register Now Register Now Register Now "If you always do what you've always done, you'll always get what you've always gotten" Jay Katz Workshops 4 sessions, 2 sessions or 1-day (8 hours) You will learn some tools you can use immediately to help with m orning and bedtime hassles; u nderstanding why kids do the thigs they do. Sibling conflicts ; p ower struggles... ​ Respectful and effective tools to replace shouting, nagging, bribing or punishing. ​ $95 per participant $160 per couple* * A couple can be any two people attending the class for the children in one household. ​ Anyone interested in hosting a class can get one free enrollment when they get a minimum of 9 other people to register. Contact Me "The way we talk to our children becomes their inner voice" Peggy O'Mara Parenting Parties 2 hours (for parent/teacher groups) Gather a group of friends at your home or office and I'll customize a class on topics of your choice at a time and location that works for everyone. ​ $30 per participant $50 per couple* * A couple can be any two people attending the class for the children in one household. ​ Anyone interested in hosting a class can get one free enrollment when they get a minimum of 9 other people to register. Contact Me This class has made my husband and I more of a team. We help each other and get less defensive when one of us points out a "mistake". Forrest Gomez Our son will be provided with invaluable life skills from these lessons. The bonus is that our relationship with him and each other will also flourish. John Enyart This program provides tools to deal with difficult situations. Excellent concepts to put into practice for building resiliency in children, learn how to be kind and firm and help our son become more independent. Irvin Carlin Back to Top

  • Positive Discipline | Dandelions

    Home About Positive Discipline Montessori Blog Book Online Enrollment Search Results More Call Us consulting CLICK IT Positive Discipline Workshop Jun 12, 10:00 AM The Dandelions Montessori Register Now

  • MONTESSORI AT HOME | The Dandelions

    Home About Positive Discipline Montessori Blog Book Online Enrollment Search Results More Call Us In 2019, I opened a Montessori environment at my house to take care of my first dandelion, Totini. This is how The Dandelions Montessori Non-Profit began. Our organization has for mission serving parents and educators interested in learning the principles of the Positive Discipline and Montessori philosophies. If you believe that education for your child should be hands-on, encourage independence and a love of learning, Montessori is for you! MONTESSORI HOMESCHOOL PROGRAM Help me do it myself! LEARN MORE What Is Montessori Education? The Montessori Method of education, developed by Dr. Maria Montessori, is a child-centered educational approach based on scientific observations of children from birth to adulthood. The Montessori Method has been tested over time with over 100 years of success in diverse cultures throughout the world. The approach values the human spirit and the development of the whole child—physical, social, emotional and cognitive. A Montessori program includes multiage groups that foster peer learning, uninterrupted blocks of learning time and guided choice of work activities. In addition, a full complement of specially designed Montessori learning materials is meticulously arranged and available for use.​ ​ The Montessori Method of education includes a learning triangle of teacher, child, and environment. The classroom encourages independence, freedom within limits, and a sense of order. The child, through individual choice, makes use of what the environment offers to develop himself, interacting with the teacher when support and/or guidance is needed. To learn more about the Montessori Method of education and its educational value, visit the Association Montessori Internationale website (AMI) . "The greatest gifts we can give our children are the roots of responsibility and the wings of independence". Maria Montessori

View All