Search

El Lenguaje de la Firmeza para Preescolares


[Traducción de la adaptación de Suzanne J. Smith. Basado en Disciplina Positiva para preescolares, capítulo 9, de Jane Nelsen, Cheryl Erwin y Roslyn Duffy]


Como padres, a menudo solemos tener una mejor idea de cómo ser amables. A veces, sin embargo, el lenguaje de la firmeza nos parece un poco más complicado. Intentamos tener paciencia hasta que nuestra comunicación provoca miedo o clara resistencia. Cuando un niño quiere hacer algo diferente de lo que le estamos pidiendo o esperamos que haga, las siguientes estrategias pueden ser útiles:

· Establecer expectativas claras…“Tan pronto como hayas terminado_____, podrás______”

· Responder con una pregunta…“Quieres hacerlo solo o prefieres/necesitas que te ayude?”

· Establece una regla o rutina…“Es la hora del baño”

· Comprueba que el niño/a haya entendido... "Qué tiene que pasar antes de que puedas___?"

· Invita a la cooperación… “Necesito tu ayuda… Cómo crees que me puedes ayudar ahora mismo?”

· Ofrece opciones limitadas…“Prefieres dar de comer al perro o poner la mesa?” “Prefieres vestirte ahora o llevarte la ropa al colegio en una bolsa?” (dicho en un tono de voz amable)

· Decir lo que se desea…“Necesito que te quedes conmigo mientras hacemos las compras”

· Negociar un acuerdo…“Si te dejo___, cuándo podrás____?”

· Comprometerse con el acuerdo y llevarlo a cabo (hacer lo que se dice)… “Es hora de _____, ahora”. O, “Cuál era el acuerdo? –después esperar a la respuesta. Sin discutir, simplemente, de forma calmada, repetir lo mismo, “ahora”, “cuál es el acuerdo?”… o lo que sea que habéis dicho que ibais a hacer (esta estrategia no funciona si llevas una vida muy ocupada y no estás seguro/a de acordarte del acuerdo al que llegaste con tu hijo/a. No la uses en ese caso. Si no haces lo que dices, qué mensaje estarías enviando a tus hijos/as? …)