Search

¿Cuánta agua debemos beber al día, incluidos los niños?


Hasta no hace mucho tiempo, pensaba que no bebía suficiente agua al día. En casa, recuerdo muy bien la botella de agua de dos litros que mi madre tenía en la encimera de la cocina, y que rellenaba todos los días con la intención de bebérsela, aunque no tuviera sed. Durante muchos años, llevó al pie de la letra esa regla que "se puso de moda" de beber ocho vasos de agua al día. Seguramente escuchó el consejo en alguno de esos programas matutinos de "salud y bienestar", esos en los que salen presentadores o invitados en bata blanca.


Mi madre no es una excepción. Mucha gente cree que necesitamos beber al menos ocho vasos de agua al día. Quizás eres uno de esos (¡yo también lo era!) o tienes amigos y familiares que así lo creen. Como maestra, con frecuencia me llegan comentarios de padres preocupados porque creen que sus hijos no están bebiendo suficiente agua.


Hace unos años comencé a seguir el trabajo de un reconocido nutricionista español, Julio Basulto, y me encontré con un artículo titulado, Beber en función de la sed, también en verano:


"Es posible que el título que he puesto a este texto suene a “blasfemia nutricional”, dado que existen a nuestro alrededor muchísimos mensajes invitándonos a beber aunque no tengamos sed, pero puedo asegurar que el título se ajusta a la realidad. Como se acerca el calor del verano, y dichos mensajes es muy probable que se multipliquen, creo que es importante insistir en que, salvo en unas pocas excepciones, el mecanismo de la sed funciona lo suficientemente bien como para que no tengamos que preocuparnos por vivir pegados a una botella de agua".

https://juliobasulto.com/beber-en-funcion-de-la-sed-tambien-en-verano/


Entonces, ¿cuánta agua necesitamos, incluidos los niños?


Parece que no existe una recomendación formal en cuanto a la cantidad, ya que varía en función de la persona, las características de la dieta y el tipo de actividad que se realiza. La respuesta según diferentes expertos es que depende. Aquí va un resumen de lo que he encontrado durante mi búsqueda:


"Las necesidades de líquidos varían bastante de una persona a otra, y la vieja recomendación de beber de entre ocho a 10 vasos de agua al día se ha popularizado entre la mayoría de las personas, aunque no se basa en ninguna ciencia". https://www.webmd.com/diet/news/20160426/americans-getting-adequate-water-daily-cdc-finds#2


“La mayoría de las personas pueden obtener el agua que necesitan de su dieta habitual y bebiendo cuando tienen sed. Especialmente en climas cálidos, se nos insta a beber suficientes líquidos y tener cuidado con la deshidratación. Quizá sea por eso por lo que se ve gente cargando con botellas de agua por todas partes, impulsada por el mito de que es necesario beber ocho vasos de agua al día para estar sano. […] no necesitamos beber tanto agua todos los días para prevenir la deshidratación”. https://www.health.harvard.edu/staying-healthy/water-and-health-follow-your-thirst


Abel Mariné, catedrático emérito de Nutrición y Bromatología de la Universidad de Barcelona, ​​señala que aunque se recomienda beber dos litros de agua al día, esto no significa que debas vivir pegado a un vaso, ya que la comida también aporta agua: el contenido de agua varía entre 85 y 95% en verduras frescas (como tomates), 80-86% de frutas, 80% de magro de pescado o 75% de huevos. También hay agua en el café, la leche, la horchata y el gazpacho, por ejemplo. O un arroz cocido puede contener entre un 70-80% de agua (la pasta tiene un 60-70%), por lo que si una persona tiene una dieta saludable (es decir, rica en verduras y frutas y pobre en productos procesados), más de un litro de el agua la proporcionan los alimentos que consume. http://www.magazinedigital.com/buena-vida/en-forma/bebida-diez


"¡Bebe al menos ocho vasos de agua al día!" No necesariamente, dice el médico, Heinz Valtin, especialista en riñones y autor de dos libros de texto ampliamente utilizados sobre el equilibrio de los riñones y el agua. El consejo universal que ha hecho de beber agua un pasatiempo nacional es más un mito urbano que un dogma médico y parece carecer de pruebas científicas, afirmó.


Valtin trató de encontrar el origen de este dictamen y examinar la evidencia científica, si la hubiera, que pudiera respaldarla. Observó que esta exhortación se hace desde todas partes: escritores de salud, nutricionistas, incluso médicos. Valtin duda de su validez. De hecho, le resulta "difícil de creer que la evolución nos haya dejado un déficit hídrico crónico que debe compensarse forzando una ingesta elevada de líquidos". https://www.sciencedaily.com/releases/2002/08/020809071640.htm


¿Es la orina amarilla sinónimo de deshidratación?

Para mi sorpresa, me topé con esto:


“Es importante abordar el sesgo potencial de las primeras muestras de orina de la mañana. Incluso en niños bien hidratados, el efecto de la hormona antidiurética durante la noche produce orina muy concentrada en la primera muestra de la mañana”. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4605154/



¿Deberíamos entonces confiar en el mecanismo de la sed de nuestro cuerpo?

Este es el mecanismo del cuerpo para aumentar el consumo de agua en respuesta a los déficits detectados en los fluidos corporales o, dicho de otra manera, es el mensaje que nuestro cuerpo nos envía de que es hora de ir a por un vaso de agua.


“La sed se ha considerado durante mucho tiempo como una respuesta de retroalimentación homeostática negativa a los aumentos en la concentración de solutos en sangre o disminuciones en el volumen de sangre. Sin embargo, la evidencia emergente sugiere un papel claro para la sed como una respuesta anticipatoria adaptativa que precede a los desafíos fisiológicos ”. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29129925/


“La sed es un estímulo adecuado para prevenir la deshidratación intra y extracelular”. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5812394/


¿Tiene riesgos beber más allá de tu sed?

Escuchemos a los expertos:


“Aunque la recomendación de beber más agua parece lo suficientemente inofensiva, la amenaza de beber más allá de la sed conlleva el riesgo de consecuencias médicas graves (hiponatremia dilucional), especialmente durante el ejercicio, y ha resultado en la muerte de dos atletas de secundaria en el último año. Por lo tanto, instamos a los profesionales de la salud pública a examinar críticamente (...) antes de promulgar políticas que alienten a los niños a beber más allá de su sed. Los peligros potenciales pueden superar cualquier beneficio cognitivo o para la salud percibido, y la ingesta de aproximadamente 33% de bebidas endulzadas con azúcar quizás sea el detrimento más grave para la salud". https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/ PMC4566544/


¿Podría una ingesta insuficiente de agua causar estreñimiento?

Tampoco parece haber evidencia convincente de que el estreñimiento se deba a la falta de hidratación. Los estudios señalan una relación clara entre la ingesta baja de fibra dietética y el estreñimiento. “Se ha recomendado aumentar la ingesta de fibra dietética para tratar el estreñimiento en niños y adultos”. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3544045/


Conclusión

Parece que nos hemos acostumbrado a escuchar e incluso a utilizar alegremente términos como "deshidratación", "desintoxicación", "inflamación". Pero, ¿nos hemos parado a pensar realmente qué significan estas palabras? Coincido con nutricionistas, como Julio Basulto, entre otros, que nos invitan a desconfiar de esos supuestos consejos dietéticos, generalmente disfrazados con una terminología “científica”, basados ​​más en creencias que en evidencias contrastadas, y frecuentemente utilizados por la industria alimentaria con el objetivo de intentar colarte un producto.


Como explica Marion Nestle, profesora estadounidense de nutrición, estudios alimentarios y salud pública:


“No estoy en contra de animar a los niños a beber agua.

Pero:


• “La deficiencia de agua no es un problema de salud pública en Estados Unidos. La obesidad infantil es el problema.

• Beber agua solo ayudará a contrarrestar la obesidad infantil si sustituye a los refrescos azucarados.

• Empresas de agua embotellada como Dasani (propiedad de Coca-Cola) y Aquafina (PepsiCo), y su grupo comercial The American Beverage Association (ABA), son los principales partidarios de estas iniciativas [refiriéndose a la campaña que inició Michelle Obama, “Drink Up: You Are What You Drink ”]

• Esto hace que el mensaje suene a “bebe agua embotellada”, sin prestar mucha atención a las implicaciones ambientales”. https://www.foodpolitics.com/2013/09/drink-up/



Consejos finales

Siguiendo los principios de la Disciplina Positiva, y después de todo lo dicho anteriormente, como maestra mi recomendación a padres y educadores sería, más que enfocarse en cuánto agua deberíamos beber, enfocarse en:
El papel de los padres: proporcionar agua y comidas saludables.

• Determinar qué  bebidas le ofrecerá a su hijo
• Elegir agua en lugar de refrescos u otras bebidas azucaradas
• Modelar buenos hábitos de comida y bebida
• Modelar hábitos sostenibles con el medio ambiente evitando el agua embotellada tanto como sea posible

El papel de los niños: tomar sus propias decisiones

•  Elegir la cantidad de agua que beberán.
•  Beber si tienen sed